• Estudio Monti

BOLETÍN 01-2021 año 289 nro. 239



En este número

Economía y empresa

Inversiones para todos y todas.

Tecnología, informática y sistemas

Para pagar con gusto


Impuestos y remuneraciones

Hacémela difícil


Miscelánea


Novedades del proyecto Ingkan Tremn

INVERSIONES PARA TODOS Y TODAS

Es totalmente natural que cuando sobran unos pesos todo ser humano en sus cabales piense en invertir esos excedentes para poder lograr así alguna renta.


Las opciones son pocas para el desconocedor del mercado pero amplias para aquel que tiene cierto manejo de las finanzas.


Claro que, como en casi todas las cosas, hay variaciones en cuanto a posibilidades, montos de inversión, los riesgos a correr y otros detalles.


El advenimiento de internet en nuestras cosas nos trajo un montón de información y una gran cantidad de posibilidades, aunque la verdad es que todo eso no es necesariamente bueno cuando de inversiones se trata. A veces confunde.


Para empezar le cuento que una cosa que podemos hacer es el tradicional y conocido plazo fijo. Los bancos lo hacen de taquito y es absolutamente sencillo constituir un plazo fijo en el propio banco, cosa que hoy dia puede ampliarse a otros bancos aunque no se tenga cuenta en ellos.


Claro que tanta facilidad tenía que tener alguna trampa, y esta la tiene. Normalmente, los intereses no compensan ni la tasa de inflación, con lo cual al final del año nos vamos a encontrar con unos cuantos pesos más, pero que en total valen menos que cuando empezamos.


La opción para este tipo de inversiones son los plazos fijos UVA, que ajustan el capital por índice de precios y pagan un mínimo interés, pero calculado sobre el monto actualizado, con lo cual en condiciones normales deberían rendir algo así como el 1% anual sobre el valor actual de la colocación, o sea algo parecido a la tasa que se obtiene en el mundo desarrollado.


El único detalle es que para que todo esto funcione como está previsto es necesario dejar el plazo fijo durante tres meses como mínimo. Ya sé lo que está pensando, tres meses! En Argentina tres meses para adelante es como tres o cuatro años en cualquier otro lado pero, bueno, no se me vaya a desanimar ahora, que las cosas pueden empeorar….


Ahora bien, si quiere salir del ambiente folk del plazo fijo y le gustan las emociones con un poco más de pimienta, casi todos los bancos tienen una serie de fondos de inversión. Los fondos son paquetes de inversores grupales con los cuales el banco pone dinero en una serie de inversiones, los unifica en un proyecto y le permite al cliente entrar con una parte de ellos.


Buenísimo, se supone que estamos siendo socios de un banco en sus inversiones, si no salimos al frente y no nos sentimos Gardel ahora es porque estaremos bajoneados. Bueno, la verdad no es tan asi, la realidad es que el banco no pone un mango suyo y que su negocio son las comisiones que le cobra… a los clientes del banco que invierten en los fondos.


Pero tomemos las cosas como son, es una modalidad que permite invertir en una serie de sectores en los que no podríamos hacerlo solos, por un lado por los montos y por el otro por la falta de conocimiento sobre las posibilidades que ofrece cada segmento de inversión.


Tenga en cuenta que los fondos tienen características distintas, algunos invierten en colocaciones de corto plazo, otros en el segmento de los títulos públicos, otros mezclan los títulos con obligaciones negociables emitidos por grandes empresas, acciones de la Bolsa de Comercio y así.


Esto significa que según sea el fondo que elijamos, distinto será el riesgo, ya que no es igual un fondo que invierta en colocaciones bancarias de corto plazo, terriblemente seguras y disponibles en el acto, que otro que lo haga en acciones del Mercado de Valores, donde la cosa puede tener oscilaciones importantes fruto del movimiento de oferta y demanda. Obviamente, los resultados son distintos.


Además de los movimientos propios de los mercados bursátiles pueden aparecer situaciones especiales derivadas de la coyuntura del mercado. Pero para explicarlo mejor, le cuento una anécdota propia.


En 2019 solíamos colocar los excedentes temporarios de fondos del estudio y las dos empresas vinculadas, en fondos de nuestros bancos. Los resultados no eran como para tirar cohetes pero por lo menos daban alguna rentabilidad, que era mejor que la perspectiva de no cobrar nada.


Como usted ya se imagina, a fines de mes se liquidaban los fondos para hacer frente al pago de sueldos y cargas sociales. Todo bien y nos ganábamos unos manguitos adiicionales y siempre bien venidos, hasta que llegó la pandemia.


Cuando salieron las normas de la cuarentena pensamos que podría haber cierres de bancos y alguna especie de corralito (que manga de paranoicos delirantes, no? Como se nos ocurrió algo asi?) por lo que pedimos la liquidación de los fondos. Pero no fuimos los únicos iluminados, muchas empresas hicieron lo mismo, en la misma semana. Y sabe que pasó? Lo lógico, ante ventas masivas los fondos perdieron valor a lo pavote con lo cual lo que cobramos tan rápido nos hizo perder más del 20% de lo que teníamos invertido.


Pero, vamos, todos sabemos que el dinero va y viene (muchas veces va más de las que viene pero, que le vamos a hacer, no?) así que ajo y agua (a joderse y a aguantarse) , decía mi abuela.


Ahora bien, también hay fondos de inversión en el exterior, accesibles vía internet, pero para que tenga una idea de lo complicado que puede ser el tema le cuento algunos detalles de un fondo considerado de los mejores del mundo en términos de resultados obtenidos, el fondo MEDALLION.


Por que es famoso? Por que ganó mucho dinero, lógico, en este rubro no hay mucha poesía que digamos. En los últimos 30 años viene ganando más del 39% anual en promedio (en dólares, claro está) , que a los niveles de rentabilidad internacionales no solo es bueno, es totalmente loco. Y para hacer la cosa más delirante, en 2020 el fondo ganó el 76%, cosa de ciencia ficción.


El fondo utiliza modelos matemáticos para decidir en que invertir, cuando comprar y cuando vender. A diferencia de otros inversores, el equipo de trabajo no incluye a economistas ni a analistas de inversión, solo a matemáticos. Todas las estrategias las definen modelos matemáticos y sistemas de inteligencia artificial, bajo la batuta de James Simons, un matemático que fue analista de claves secretas en Rusia allá por la época de la guerra fría.


Esa es la noticia buena, la mala es que no es posible invertir en el fondo, está reservado para los integrantes de la empresa y su personal. Pero la empresa tiene además otros tres fondos donde es posible poner unas fichas. Esos son el Institutional Equities Found, el Institutional Diversified Alpha y el Institutional Diversified Global Equities.


Eso sí, no se le ocurra poner un manguito en esos fondos, por un par de detalles. El primero es que la inversión mínima se mide en decenas de millones de dólares (si usted es uno de esos déjeme decirle que me siento muy honrado de contar con usted entre los lectores de nuestro Boletín, en cuanto pueda voy y el beso el anillo, bwana) y el segundo es que esos fondos perdieron en 2020 entre un 20 y un 31% de su capital.


Si, ya se, usted se está preguntando como es posible que dentro de la misma empresa un fondo gane 76% y otro pierda el 30% y, sabe que? nadie en el mundillo de las finanzas internacionales se sorprende demasiado, es el resultado de las reglas del juego, porque la composición de los fondos es distinta, unos apuestan a unas cosas y los otros, a otras. Puede fallar, diría Tu Sam.


El fondo interno de estos chicos ocupa algo así como el 10% de los fondos totales invertidos, mientras que los fondos de clientes se llevan el otro 90%. Analizando fríamente vemos que en conjunto perdieron algo así como 20,000 millones de dólares durante 2020, aunque el fondo que involucraba el 10% de lo invertido ganó un montón de plata.


Bueno, como consuelo le queda invertir en fondos más estables, como los del famoso Warren Buffet quien a lo largo de los 55 años que tiene administrando el fondo lleva acumulados un 2,850,000% de rentabilidad.


Eso sí, no pretenda que el fondo repita sus niveles de rentabilidad, y menos que menos de manera sostenida, eso no existe. La realidad es que, para el que no es del palo, las propagandas de los fondos los confunde, porque hablan siempre de ganancias pasadas (verdaderas, claro) pero que no tienen la más mínima garantía de repetirse en el futuro cercano.


En resumen, si no está dispuesto a perder parte de su capital en horas cuando las cosas van mal, no se quiera hacer el lobo de Wall Street, en la próxima le paso más ideas para jugar al financista.


PARA PAGAR CON GUSTO

Que los pagos de todo tipo se están bancarizando no es ninguna novedad, eso viene de hace tiempo, lo verdaderamente novedoso en la forma en que lo hacen.


Hasta hace unos pocos años, bancarizar era que hubiera que pagar en un banco, o mediante transferencias bancarias.


Impresionante sin duda, pero esa era la primera etapa, la actual no pasa por ahí, sin perjuicio de que ocupa una parte importante de los pagos que se hacen hoy día.


Algunas plataformas aprovecharon la infraestructura creada para otras cosas y crearon nuevas para aprovechar la tendencia. Un caso emblemático es Mercado Pago, surgido como subproducto de Mercado Libre, con lo cual opera naturalmente dentro de otro negocio consolidado antes.


Pero hay que analizar bien esos emprendimientos para poder evaluar adecuadamente lo importante que resultan. Lo impresionante no es que se pueda pagar alguna compra de Mercado Libre con Mercado Pago, sino que utilizando Mercado Pago se puedan utilizar no solo los fondos depositados en esa cuenta, sino además los disponibles en tarjetas de crédito y débito vinculadas al sistema.


Lo que estamos viendo hoy es totalmente diferente, es partir de una metodología aislada, donde yo antes decidía pagar algo con mi cuenta bancaria, a pasar ahora a pagar algo con la posibilidad de hacerlo con cualquiera de mis cuentas y mis tarjetas de crédito.


La cosa es sin duda atractiva, no hay efectivo y entonces no hay que contarlo, no se puede perder ni me lo pueden robar (hackers abstenerse) y ni siquiera necesito saber cuanto llevo si voy a salir, al final siempre podré pagar con alguna cosa.


Le parece negocio? Bueno, no es el único, y si no piense en un sistema que conocemos todos, Paypal. Para que nos pongamos en autos, como diría un abogado, la compañía se fundó allá por 1998 gracias a las ideas de Max Levchin, Peter Thiel, Luke Nosek y Ken Howery, aunque no se llamaba así sino que su nombre era Confinity.


Por suerte para estos muchachos, que no eran idealistas sino emprenderdores, tres años después Elon Musk, el fundador de una compañía famosa por sus automóviles eléctricos, la compró y un año después, en 2002, se la vendió a Ebay por la módica suma de 1,500 millones de billetes de color verde.


La empresa vale hoy, a valor bursátil, o sea al valor de sus acciones por su cotización en el mercado, unos 115,000 millones de dólares. Pero no se confunda, Paypal no es una de las famosas “punto com” que cuando la carroza se volvió a convertir en calabaza volaron por el aire hace unos años.


Acá hay una empresa con millones de transacciones de pago todos los meses por los cuales cobra comisión a una parte, o a las dos, con lo cual se la pasa generando ingresos totalmente reales y palpables. Y lo mismo ocurre con empresas similares, siempre que tengan un volumen de operaciones importante.


En nuestro país los bancos se unieron en un proyecto llamado Modo, mediante el cual un usuario puede vincular sus cuentas de diferentes bancos y sus tarjetas de crédito en una sola aplicación, lo que es sin duda alguna muy atractivo. Es cierto que, como estamos en Argentina, algunos bancos muestran directamente sus saldos disponibles al utilizar Modo, otros no lo hacen, lo que le quita algo de gracia a la cosa, pero el sistema es en verdad práctico.


También hace unos años aparecieron las tarjetas de débito y de crédito que si bien mantienen la banda magnética por cuestiones de compatibilidad con las viejas costumbres, agregan un chip inserto en la superficie.


Esto permite que los posnet más modernos admitan el ingreso de la tarjeta y tomen el pago, sin necesidad de firma física y evitando los problemas de lectura de la banda. Finalmente en el tema de tarjetas de débito y crédito algunos bancos agregan un chip que puede ser leído sin necesidad de contacto físico con el posnet, basta con pasarlo a un par de centímetros de su superficie para que el aparato lea la tarjeta.


Otro desarrollo importante, disponible en estos días en Argentina, es una aplicación que permite hacer transferencias o, lo que es más impactante, hacer cobranzas a través de un celular. Esto revoluciona la operatoria de la cobranzas, ya que no es necesario contar con aparatos adicionales tales como un Posnet, ni por lo tanto con una línea telefónica, para hacer cobranzas.


Como vemos, el mercado va (o pensándolo bien digamos que ya llegó) hacia un esquema en el que los fondos se mueven en forma electrónica, donde el usuario lleva en el bolsillo menos dinero que alcancía de iglesia y además no tiene que preocuparse demasiado por sus saldos porque puede usar instantáneamente cualquiera de sus cuentas y tarjetas.


Como todo lo bueno, tiene su lado complicado. Por ejemplo, todas sus transacciones podrán ( y de hecho lo son ) trazadas por organismos como la AFIP y también pueden ocurrir malentendidos desagradables como un caso de hace muchos años donde la esposa recibe el resumen de cuenta de la tarjeta del esposo y al mirarla descubre un monto de algunos pesos pagado a “La casa del amor”.


Le costó bastantes disgustos y ramos de rosas al esposo demostrar que el problema era que en el resumen no entraba el nombre completo del verdadero cobrador, “La Casa del Amortiguador”, pero a cualquiera le puede pasar, vio? Eso sí, si usted es uno de esos a los que le gusta “andar por la banquina”, le sugiero tener siempre a mano un manojo de nuestros viejos amigos, los confiables billetes de banco.


HACEMELA DIFICIL

que me gusta…

Cualquiera que tenga la desgracia de liquidar impuestos en nuestro país seguramente va a saber de que le estoy hablando.


Sabe que pasa? Es que somos un país regulador donde todo se regula al infinito y, como lógico resultado, todo se complica también al infinito.


Tenemos una legislación impositiva que prevee que cuando aparece una Ley Nacional, luego debe aparecer el Decreto Reglamentario de la misma y finalmente tiene que meter mano la AFIP, con sus Resoluciones Generales.


Sin saber mucho de impuestos, estoy seguro de que usted ya se imagina que la cosa se pone complicada, verdad? Bueno, acertó, se pone muy complicada en todos los casos. Y en cierta manera es entendible, hagamos un ejercicio de imaginación, imagine que creamos un nuevo juego de cartas.


Primero ponemos las reglas (la Ley Nacional) después agregamos detalles (el Decreto Reglamentario) y después agregamos ampliaciones, modificaciones e interpretaciones (la Resolucion General). Pensar que era tan fácil jugar al truco….


Y para ponerle un poco de adrenalina cambiemos cada tanto los detalles y agreguemos Resoluciones Generales que anulen alguna resolución anterior, que modifiquen alguna otra, que las amplíen o que, simplemente, agreguen cosas nuevas.


El problema es que la experiencia indica que es muy difícil que con un procedimiento como el que le estoy comentado, no ocurran errores en la redacción de todo esto, provocando que algunas normas se peleen con otras, sean inconsistentes, no se puedan cumplir, o cualquier otra cosa.


Entonces los contadores, ante el planteo de un problema impositivo de un cliente,en general solo podemos dar opiniones. Ahora bien, usted sabe que es una “opinión”? bueno, suena muy profesional, pero en realidad es algo intermedio entre el conocimiento y la ignorancia.


No le podemos dar la solución exacta (eso sería conocimiento) porque del acertijo de normas no surge fácilmente la realidad pero tampoco ignoramos los detalles del caso y dado el desbarajuste de normas para uno y otro lado, entonces solo podemos opinar. Así nos va.


Para complicar la cosa, en algunos temas no solo regulan el Congreso Nacional y por ejemplo la AFIP, sino que pueden intervenir varios organismos estatales de todo tipo y color.


Le cuento una anécdota. Hace muchos años un cliente decidió aprovechar un régimen de promoción fiscal dispuesto por ley, por el cual ciertos emprendimientos nuevos ubicados en determinadas provincias, recibían ventajas impositivas tales como el diferimiento de los pagos de impuestos hasta que la producción estuviese en marcha, etc. En este caso se trataba de un emprendimiento para cultivar almendras en la provincia de San Juan.


Todo muy lindo. Nos pusimos a leer leyes, decretos, resoluciones generales, leyes provinciales, decretos municipales…. catorce organismos habían “legislado” sobre este tipo de proyectos, incluso el Banco Nación, donde indicaba que hasta el momento de inicio de la producción (siete años después) las acciones de la empresa debían depositarse en garantía en el Banco Nación casa central, piso 4 oficina 407.


Impecable, se emitieron las acciones y yo mismo, munido de los títulos y una nota en original y duplicado (también exquisitamente detallada en las múltiples resoluciones) me apersoné una tarde en la oficina indicada.


Cuando logré que el equipo de empleados públicos abandonara su natural abulia y me preguntaran por que motivo los molestaba tan groseramente a la hora de la siesta (no me lo dijeron pero como tengo mucha cancha en lenguaje corporal, vio?) me miraron como si estuviera más o menos loco y buscaban para encontrar el plato volador en que sin duda alguna había llegado.


Tuvo que venir el jefe de la oficina y luego de mirarme a la cara y preguntarme algo asi como “para que trae esto???” para que yo decidiera que era el momento para pasar al plan B de la cosa. Como soy ducho en imbecilidades estatales estaba también preparado con una copia de la resolución emitida por el mismo Banco Nacion, y se la hice leer al

funcionario.


Con cara de espanto fue a otro despacho, volvió después de un largo rato y ya con un tono campechano y perdonándome la vida me dijo mire, no tenemos idea de esto, nadie sabe nada y nunca nadie presentó nada como esto, asi que vaya tranquilo, que no pasa nada.

Dicho esto, y para que pueda darse una idea del tamaño de la frondosa legislación impositiva argentina, le cuento que según un instituto privado especializado en el tema, existen en nuestro país ciento sesenta y siete impuestos entre los nacionales, los provinciales y los municipales.


La suma de normas no solo trae problemas administrativos, sino que además genera a veces una serie de injusticias de las malas, de esas que cuestan plata, como ocurre con el impuesto a los Ingresos Brutos cuando la empresa opera de más de una provincia.


Teóricamente hay un sistema de retención que le hacen practicar a los bancos por la cual cuando el gil, perdón, quise decir el contribuyente, deposita algo en su cuenta bancaria, se le retiene parte del impuesto. Obviemos el hecho de que para mí, pobre mortal ignorante de las sacrosantas leyes nacionales, me suena mal eso de que me metan la mano en la cuenta y se retengan el impuesto rapiñando, pero mejor dejemos los temas de inconstitucionalidad para otro momento.


No contentos con eso, el contribuyente puede sufrir percepciones, esto es, que le retengan el impuesto cuando hace compras y le agreguen el costo en la factura. Para completar este curioso procedimiento, es posible que cuando le va a cobrar a un cliente este también le retenga el impuesto, deduciéndolo del importe a pagar.


Lo gracioso es que a fin de mes la empresa debería hacer la cuenta y pagar el impuesto, pero como lo curraron tantas veces lo más probable es que tenga saldo a favor. Bravo dirá usted, que bueno, no paga saldo. Claro, el problema no es ese, el problema es que si pretende recuperar el saldo a favor se va a volver mono.


Los saldos se acumulan y se hacen cada vez más grandes, y para que usted tenga una idea de lo que le hablo se calcula (solo se calcula, no hay datos consistentes) que gracias a este pintoresco procedimiento las provincias tienen entre tres y cuatro meses de adelanto del impuesto, enterrado en los saldos a favor de la gilada.


En resumen, como diría un masoquista, hacémela difícil, que me gusta. No solo me graves con un sistema impositivo que es uno de los más altos del planeta cuando se comparan los impuestos con el producto bruto interno, además de eso, no me facilites la vida, oblígame a presentar todos los meses docenas de declaraciones juradas de todo tipo y color, a rellenar y presentar regímenes de información duplicados porque ya los presentó otro, correme con vencimientos múltiples y sácame hasta el último mango. Te digo más? A veces, todo esto me excita.


MISCELÁNEA

Novedades del Proyecto Ingkam Tremn


El proyecto Ingkam Tremn (“Ayudando a crecer”) es el camino que elegimos para lograr que nuestro cliente pueda ser un empresario cada vez más eficiente y adaptado el mercado actual.


Debido a la cuarentena, no hemos podido continuar con nuestras reuniones habituales, pero estamos organizando una reunión virtual con un invitado de lujo para que nos hable de la ley de tele trabajo. En breve recibirá la invitación al mismo.




Las palabras que nos gustaron esta vez.



Un presente vale más que dos futuros.

Benjamín Franklin


Una persona inteligente no dice todo lo que piensa Pero piensa todo lo que dice.

anónimo


El 10% de las discusiones se deben a diferencias de opinión y el 90% a un tono de voz equivocado.

Anónimo


Las grandes ideas son aquellas de las que lo único que nos sorprende es que no se nos hayan ocurrido antes.

Noel Claraso


No hay ninguna razón para tener un plan B, porque te distrae del plan A.

Will Smith


La herida no la sana el tiempo, ni el alcohol, ni otro clavo. La herida cicatriza cuando la entiendes.

Anónimo


No eres lo que logras, eres lo que superas.

Anónimo


Los perdedores abandonan cuando fracasan. Los ganadores fracasan hasta que ganan. Robert Kiyosaky


Hay una gran diferencia entre “vamos a ver si funciona” y “vamos a hacer que funcione”. Anónimo


Cuando veas un hombre bueno, trata de imitarlo. Cuando veas un hombre malo, examínate a ti mismo.

Buda


Un buen corazón es la mejor reflexión.

Dalai Lama


Ama a tus vecinos, pero no te deshagas de la cerca.

John Fitzgerald Kennedy


Nacer pobre no es tu culpa. Morir pobre sí lo es.

Bill Gates (enviado por Oscar Wingord, Tigre, BsAires)


Si hemos de salvar o no, de esto naides nos responde. Derecho ande el sol se esconde, tierra adentro hay que tirar. Algún día hemos de llegar, después sabremos adonde.

Fragmento del Martín Fierro


Si el partido lo exige, un verdadero bolchevique debe estar dispuesto a creer que lo blanco es negro y lo negro es blanco.

Yuri Piatakov ( asi les fue….)

Para poder crecer en un mercado difícil hay que ser eficiente. Nosotros podemos ofrecerle la herramienta que aumenta en el acto la eficiencia de empresas y estudios profesionales.


___







Ciudad de la Paz 1965 piso 11 A (C1428CFE) Capital

4788-2424 rotativas

Pagina web: www.estudiomonti.com.ar












62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo