• Estudio Monti

BOLETÍN PERIÓDICO 01-2019 año 27 # 231


Descargar PDF haz click aqui

En este numero

Economía y empresa Una forma de financiarse.

Tecnología, informática y sistemas

Los robots y Matusalen

Son en realidad tan verdes…

Impuestos y remuneraciones

Miscelánea

Novedades del proyecto Inkgam tremn

Las palabras que nos gustaron esta vez


UNA FORMA DE FINANCIARSE


A partir de inicios de 2019 se puso en marcha una nueva herramienta que, por lo que se puede deducir de su legislación, está orientada a facilitar el financiamiento de las Pyme.


Si usted tiene una Pyme seguramente no le estoy contando nada nuevo si le digo que no es lo mismo venderle a otra Pyme que a una empresa grande. Entre chiquitos nos llevamos relativamente bien pero cuando le facturamos a una grande quedamos rápidamente atrapados en su mecánica.


Y esa mecánica supone que si se le ocurre empezar a pedalearnos el pago vamos muertos, porque por un lado no hay mucho para hacer (que no implique después bolilla negra como proveedor) y por el otro, no hay con quien discutir o patalear.


Es sabido que el sr. Miguel Angel Monti existe, pero el sr. Coca Cola no, como así tampoco existen los señores Telecom, Edenor, General Motors y tantos otros. Si usted pretende reclamarle a alguien, que pasa? Se lo digo en inglés para que me entiendan : andá a cantarle a Gardel, gil.


Inclusive años atrás había una importante cadena de supermercados que luego de pedalear masivamente a sus proveedores (a los pyme, lógico, no a los grandes) les daban cheques voladores a granel. Cuando la pyme iba y cobrar y le decía, como me hago ahora de la platita , le daban una tarjeta con datos para contactarse con una financiera que recibía inmediatamente los cheques y los descontaba.


No le tengo que aclarar que la financiera era una empresa del grupo del supermercado, verdad? No, seguro que ya se lo imaginaba, los chicos se recompraban sus propios cheques. En fin.


Bueno, la factura de crédito viene a ser un título ejecutivo, porque cuando la pyme la emite, el cliente gran empresa puede rechazarla, aceptarla o no hacer nada.


Si la rechaza deberá indicar los motivos, precio, calidad o lo que fuera, y habrá que discutir y eventualmente anular y hacer nuevamente.


Si la acepta, esa factura ya es un título ejecutivo en si misma, porque entre otros pequeños detalles, tiene fecha de vencimiento, como si fuera un cheque diferido.


La pyme puede descontar la factura en entidades bancarias, en la bolsa, etc. Y el cliente gran empresa lo podrá pedalear a usted que es una simple pyme, pero no lo puede pedalear al banco Galicia, no sé si soy claro.


Entonces la pyme puede descontar esa factura y hacerse de los fondos a una tasa razonable (bueno, quizás no tanto con las tasas que tenemos hoy en el mercado) y quien le compra la factura sabe que es totalmente cobrable, porque fue emitida y aceptada por el cliente, que además es una gran empresa.


Y si el cliente no hace nada, ni rechaza y acepta? Como era posible que pasara, entonces la ley dice que si no hace nada, a los 30 días la factura queda automáticamente aceptada.


Y todo esto como se controla? Con un procedimiento interesante, ya que funciona a través de la página de AFIP, con lo cual el sistema notifica a todos los involucrados a través de la “ventanilla electrónica” del organismo, elemento que todos los contribuyentes deben utilizar obligatoriamente.


Inclusive cuando el cliente acepta, rechaza o paga la factura debe informarlo al sistema, con lo cual todo es muy transparente.


Si el proveedor decide vender la factura, también va por el sistema, con lo cual el procedimiento es visible absolutamente para todos los involucrados, incluso para terceras personas.


Por ahora la obligación es para las pyme que deban facturar a grandes empresas del sector automotriz, pero a medida que transcurra el tiempo irán ingresando otros sectores, con lo cual va ser necesario organizar el procedimiento para cumplir con todo esto.


En principio, todo parece impecable, pero como estamos en Argentina, veamos como sigue la cosa.


SON EN REALIDAD TAN VERDES…


Los autos eléctricos?


Mientras todo el mundo se llena (nos llenamos) la boca hablando de las virtudes que para el medio ambiente tienen los autos eléctricos, hay gente que tiene una opinión ligeramente distinta.


Claro, somos seres humanos y entonces tenemos una gran predilección por la simplificación, en este caso la primera imagen es auto eléctrico igual a cero contaminación, estamos de acuerdo?


Bueno, no se me apure, que me parece que vamos a meter la pata. Resulta que si bien esos automóviles del futuro-presente no tiran ni un gramo de dióxido de carbono a la atmósfera, para funcionar utilizan energía eléctrica que, en su gran mayoría, fue generada por procesos que queman fuel-oil o carbón, y por lo tanto, contaminan.


Antes que nada le anticipo que, como siempre ocurre, tenemos una visión distorsionada de la realidad, casi siempre porque no conocemos la historia. Y la historia cuenta que los automóviles eléctricos no son un invento del siglo XXI, sino más bien de fines de siglo XIX.


Cuando el famoso Henry Ford empezó con la producción de su famoso Ford “T” a principios del siglo XX, compitió con ellos y logró cambiar la tendencia, pero en 1912 Estados Unidos tenía 30,000 automóviles eléctricos circulando por sus calles.


Claro, las baterías eran de plomo y pese a que el famoso inventor Edison creía firmemente en la impulsión eléctrica, no pudo desarrollar algo que compitiera con el famoso “T”, las baterías duraban muy poco, los autos tenían poca autonomía, y como consecuencia de ello los automóviles eléctricos dejaron de usarse y don Henry se transformó en la historia que hoy conocemos.


La tecnología actual cambió el plomo por el litio, con lo cual las baterías son mucho más eficientes y menos contaminantes (el plomo es un metal que si ingresa en el agua que bebemos, por ejemplo, causa malformación cerebral y envenenamientos varios).


Ahora bien, las baterías de los automóviles eléctricos requieren no solo de litio, sino además de cobalto, níquel, cobre, fósforo, manganeso y de las llamadas “tierras raras”, minerales especiales de los cuales China es el mayor productor del mundo.


Eso sí, hay que tener en cuenta que la zona de producción y refinación de “tierras raras” en China es un lugar tan contaminado que está considerado como el peor lugar de la Tierra, debido al tremendo desparramo de afluentes de las refinerías en los campos circundantes.



Mientras tanto, la mayor cantidad de cobalto de la industria viene del Congo, donde según denuncian entidades internacionales, unos 40,000 niños trabajan en lugares virtualmente inhabitables.


Cuando se ha pedido a las fábricas que muestren la trazabilidad de origen de las materias primas utilizadas para el proceso de las baterías, se han negado diciendo que “es tan variado el origen que es imposible seguirlo”. Buena frase, no?


Para completar la fiesta, hay un problema adicional que es totalmente técnico, y que muestra el aprovechamiento que el automóvil hace de estos elementos. Así, si comparamos la energía que se obtiene en cada caso, se puede ver que por cada kg de combustible tradicional se generan 2,60 kw de energía, mientras que por cada kg de batería se obtienen 0,14 kw


Por eso, para que la autonomía de un vehículo sea equivalente, cuando tengo un tanque de 60 litros de nafta y quiero recorrer la misma distancia pero mediante energía eléctrica, tengo que tener casi 280 krg de baterías, de ahí que esos autos tengan adaptaciones en el chasis por el mayor peso.


Cuando se compara la “emisión limpia” del automóvil eléctrico nos estamos olvidando de que, salvo en lugares en donde toda la energía eléctrica se obtiene de forma no contaminante, como en Islandia (caso único debido a que su territorio está lleno de fuentes termales) en general solo el 25% proviene de fuentes no contaminantes, o sea de las hidráulicas, las solares o las eólicas.


En el 75% restante, nuestro limpio automóvil eléctrico genera igual una contaminación del 75% porque la energía limpia con que lo recargamos se obtuvo quemando gasoil o, peor aún, carbón.


Pero el dato más escalofriante viene de un prestigioso instituto sueco, donde estiman que la fabricación de una batería de litio moderna implica que durante el proceso productivo se emitan cerca de 200 toneladas de dióxido de carbono.


Usted me dirá, claro, pero para fabricar el automóvil a nafta seguro que también se emite dióxido de carbono, y tiene razón, pero es claro que eso también ocurre en la producción del auto eléctrico (salvo que el motor es eléctrico, claro)


Supongo que el número de 200 toneladas no le dice nada, entonces le cuento que es el equivalente al que emite por el caño de escape su viejo auto a combustible durante ocho años o sea durante unos 200,000 kilómetros de uso.


Mirando estas cifras (publicadas en la revista Parabrisas) pareciera que si de contaminación estamos hablando, el auto eléctrico empieza la carrera con 200,000 km de desventaja.


Claro, todo esto cambiaría si la forma de producir la electricidad que usan fuera eólica, hidráulica o solar, pero por ahora, y sin perjuicio de la película que nos hagamos al respecto, para los productores de energía es más barato quemar fuel-oil o carbón, vió?


LOS ROBOTS Y MATUSALEN

No se vaya a asustar, que los robots que voy a mencionar no se parecen en nada al de la foto, sino más bien a una heladerita o a una aspiradora hogareña.


Pero que nos están atacando, a eso póngale la firma. Eso sí, no nos van a sacar la sangre o la cabeza, nos van a sacar nuestro trabajo.


Hace poco leí un libro muy interesante sobre el tema de la robótica, la inteligencia artificial y el empleo, escrito por el argentino Andrés Oppenhaimer.


Este periodista especializado que vive en Estados Unidos, y no es el primer ensayo que escribe, es un escritor reconocido. Lo inquietante es que al libro que le menciono le puso el nada tranquilizador título de “Sálvese quien pueda!”, no sé si me explico…


Este largo libro, armado sobre una extensa investigación que llevó adelante viajando por todo el mundo (y que le recomiendo leer) explica por un lado el problema de la robótica y el empleo, y se me ocurrió engancharlo con otro tema vinculado a la informática (que me resultó sorprendente y apasionante a la vez) sobre los avances en la medicina respecto de la longevidad del hombre.


Como en el chiste, esto parecen dos noticias, una buena y una mala. Empiezo entonces por la mala: sin importar demasiado a que se dedica usted, espero que sea más bien viejito como yo, porque si es joven es muy probable que en muy pocos años se va a encontrar con que su trabajo lo puede hacer perfectamente un robot. O varios, que viene a ser lo mismo.


Casi no hay actividad, incluso las más profesionales como las que ejercen médicos, abogados, arquitectos, ingenieros y , oh no!, hasta contadores, que no vaya a ser reemplazada tarde o temprano ( y más temprano que tarde), por alguna de esas simpáticas maquinitas.


Si usted es abogado y me va a venir con el cuento de que para analizar una ley y la legislación comparada hace falta contar con su vasta y exquisita experiencia, déjeme decirle, Doctor, que eso no es así. Y tanto no es así, que estudios grandes de EEUU están reemplazando los equipos de análisis de legislación, formados por quince, veinte o más abogados, por un robot.


Y esta maquinita, no hace falta decirlo, cuesta mucho pero mucho menos que los veinte abogados, trabaja las 24 horas de los siete días, no se toma vacaciones, no tiene problemas del tipo enfermedades o menstruaciones, no tiene que ir a buscar a los chicos al colegio, en fin, las hace casi todas bien. Hasta inclusive se dice que no flirtea con las secretarias, mire lo que le digo.


Y si le menciono esto de los letrados es porque no quiero ni entrar en actividades de menor nivel de complejidad, tales como las de conductores de taxis, camiones, colectivos, trenes y hasta aeronaves. Esas sí que están en el horno, y su problema no empezó ahora, sino que se viene cocinando desde hace tiempo, como se puede ver en los trenes automáticos de muchos aeropuertos.


Un ejemplo menor: en varias ciudades norteamericanas opera una cadena de pizzería que hace los delivery con autos modificados que en el asiento trasero llevan una plataforma que mantiene la pizza caliente y permite que cuando abren la ventana de esa puerta, usted pueda llevarse la caja sin problemas. Los autos son totalmente autónomos, o sea , sin chofer, van a su casa con la grande de muza, entregan, pegan la vuelta y regresan a la empresa. Solos.


Un chiste de Silicon Valley cuenta que en el futuro, las fábricas tendrán solo máquinas, un hombre y un perro. Pero para que estará el hombre? Para darle de comer al perro. Y entonces para que estará el perro? Para que el hombre no toque las máquinas. No me diga que no es muy gráfico.


Los médicos pueden creer que nada reemplazará al uniforme verde claro y al estetoscopio colgando del cuello, pero los cirujanos robotizados ya no son una novedad y parece que el diagnóstico médico lo pueden hacer algunos de estos bichitos con una precisión asombrosa, sobre todo porque son capaces de analizar millones de datos sobre el tema, miles de historias clínicas, etc.


Pero también existe la otra cara de la moneda de la tecnología, lo cual es lógico, no se hace todo esto solo para reemplazar a un chofer de taxi, verdad? Las investigaciones marchan en varias direcciones, y una de ellas es particularmente inquietante, aunque esta vez no por tratarse de malas noticias sino porque son buenas, o al menos eso es lo que parece.


Si a usted le suena esa vieja frase, aquello de que “la vida es corta”, le cuento que están en marcha importantes investigaciones para prolongar la vida humana, no solo evitando enfermedades sino también interfiriendo en el proceso del envejecimiento.


Y lo más increíble son los nombres de las empresas involucradas, que se le los voy a mencionar para que entienda el razonamiento anterior. Curiosamente, no se trata de laboratorios medicinales, sino de monstruos informáticos del calibre de Microsoft, Google o Amazon.


Por qué viene de esas empresas? Porque parece ser que nuestro problema de volvernos viejitos tiene que ver con nuestras células, que sufren daños en los filamentos llamados telómeros, y que se van deteriorando hasta que la célula muere. Pero hay dos tipos de células a las que esto no les pasa, que no envejecen y que por lo tanto son inmortales, las células madre y las células cancerígenas, que a diferencia de las otras, estas han aprendido a vivir para siempre.


El razonamiento entonces apunta a evitar que las células comunes sufran el deterioro, para lo cual hay que estudiar a fondo el genoma humano, descubrir porque no envejecen esas células especiales y copiarlas, y eso solo se puede hacer mediante inteligencia artificial, de ahí que las grandes del ramo tecnológico sean las que están metidas en el tema.


Para que interprete cabalmente la importancia que le dan al tema esos muchachos, le cuento que por ejemplo Facebook donó u$s 3,000 millones para una fundación que hace estudios en esa línea, Microsoft dice que va a curar el cáncer dentro de muy pocos años, y Google tiene una empresa que se dedica también a temas médicos.


Termino comentándole que algunas de estas organizaciones ya le van encontrando la vuelta al asunto, como el Instituto Matusalen, que ya desarrolló ratones que viven tres veces más, mosquitos que viven cuatro veces más y gusanos que viven seis veces más que los comunes.


Según ellos, la cosa está bastante avanzada y por tanto dentro de veinte años será totalmente posible y normal vivir hasta los ciento treinta años. El problema que veo es que si vamos a vivir 130 años y nos vamos a quedar sin trabajo, ni Netflix nos va a poder entretener, no le parece?


MISCELANEA

Novedades del proyecto Ingkam Tremn


El proyecto Ingkam Tremn es el camino que elegimos para lograr que nuestro cliente pueda ser un empresario cada vez más eficiente y adaptado el mercado actual.


Para ello le proveemos de nuevas herramientas, y nos comunicamos mediante desayunos, almuerzos y charlas. Para el plan “almuerzos de charla”, se hizo un nuevo encuentro, donde invitamos al amigo Terence Roberts, a fin de conversar sobre proyectos en el área de prestación de nuevos servicios a nuestra clientela.


En materia de charlas, en Abril vamos a dar una en la Cámara Empresaria de Concepción del Uruguay, en la provincia de Entre Ríos, sobre el tema rentabilidad de la pyme, y otra en las instalaciones del Park Hyatt Hotel de Buenos Aires sobre impuesto a las Ganancias y sobre inversiones personales.


Para nuestros ya conocidos “desayunos de contacto” hemos organizado un nuevo encuentro para hablar de inversiones personales, e invitamos a la gente de Balanz para que nos aconseje, no se lo pierda.


Las palabras que nos gustaron esta vez.

Es un déspota aquel que cree que ser opositor es ser traidor a la Patria.

Juan Bautista Alberdi


Un economista es un experto que mañana sabrá explicar por qué las cosas que predijo ayer no han sucedido hoy.

Lawrence Peter


Si enciendes una luz para alguien, también iluminará tu camino.

Buda Sakiamuni


Nunca llegarás a tu destino si te paras a tirarle piedras a todos los perros que te ladran.

Winston Churchill


Cuando tenía cinco años mi madre me decía que la clave de la vida era ser feliz. Cuando en la escuela me preguntaron que queria ser cuando fuera grande dije, ser feliz. Me dijeron que no entendía la pregunta. Yo les dije que ellos no entendían la vida.

John Lennon


Ningún mar en calma hizo experto a un marinero.

Proverbio popular


Dales a quienes amas alas para volar, raices para regresar y motivos para quedarse. Buda El clavo que sobresale, siempre recibe un martillazo.

Proverbio chino


Solo una mente educada puede entender un pensamiento diferente al suyo sin necesidad de aceptarlo.

Aristoteles


Si en los inicios del negocio no puedes alimentar a tu equipo con dos pizzas, es que es demasiado grande.

Jeff Bezos (fundador de Amazon)


Los viejos amores que no están, La ilusión de los que perdieron, Todas las promesas que se van, Y los que en cualquier guerra se cayeron, Todo está guardado en la memoria

Sueño de la vida y de la historia De un tema de León Gieco


La fe es el pájaro que canta cuando el amanecer todavía esta oscuro.

Rabindranath Tagore


Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.

Marcel Proust

ESTUDIO MONTI SRL. 

Ciudad de la Paz 1965 Piso 11 Oficia A (C1428CPE) - Capital Federal - Buenos Aires. Argentina

miguel@estudiomonti.com.ar 

www.estudiomonti.com.ar 

Tel: (054) 011-4788-2424