• Estudio Monti

BOLETÍN PERIODICO 04-2019 año 27 # 234

Descargar PDF haz click aquí



En este número

Economía y Empresa.

Revoluciones para todos y todas. Tecnología, informática y sistemas

Impuestos y remuneraciones

Nuevos impuestos para viejas necesidades

Miscelánea

Novedades del proyecto Inkgam tremn Las palabras que nos gustaron esta vez.

Feliz 2020



Revoluciones para todos y todas.

Antes que nada lo voy a tranquilizar, no me voy a meter con el Che Guevara, la década del 70 ni con ninguna otra revolución de esas que todos conocemos.

Voy a tratar de vincular lo que se habla sobre la industria en nuestro país y la necesidad imperiosa de darle la importancia que debería tener en la economía, proyecto importante si los hay.

Pero la simple enunciación no es más que una serie de buenos deseos, sin que se aporte mucho a la solución del tema. Entonces me parece que sería bueno entonces que nos pusiéramos a analizar cuales son las fortalezas y cuales las debilidades de nuestra industria.


En la historia de la humanidad se detectan cuatro revoluciones industriales, empezando la primera allá por los fines del siglo XVIII, donde empezaron a aparecer las máquinas movidas a vapor o por medios hidráulicos y similares, reemplazando la “tracción a sangre” y la artesanía.


Era el momento de los telares mecánicos, las locomotoras, etc. La diferencia con lo que existía hasta ese momento era la mecanización de los procesos que antes eran manuales, lo que provocó una serie de protestas y movimientos de parte de quienes quedarían relegados por los nuevos procesos industriales. Curiosamente, algo parecido ocurre hoy día con las revoluciones que la siguieron.

A fines del siglo XIX aparece la segunda revolución industrial, con la aplicación de los inventos de la época, básicamente la electricidad, el motor de combustión interna y la comunicación por ondas electromagnéticas. Básicamente era el momento de la electricidad porque lo que antes se movía a vapor por ejemplo, podía moverse mediante un motor eléctrico, que evitaba tener que encender fuego para obtener vapor, además de brindar energía en forma estable y continuada.

Me voy a parar acá por el momento, para razonar que parte de nuestra industria nacional está en este estadio, mecanizada y con aplicación de la electricidad, pero no mucho más. Obviamente, esto no es aplicable a toda la industria, ni siquiera a una gran parte de ella, pero lo que resulta cierto es que al menos una parte de nuestra industria está todavía a la altura de la segunda revolución industrial. Y el problema no es ese, el problema es que ya vamos por la cuarta, ahora le cuento.

Ocurre que allá por el último tercio del siglo XX apareció la informática y la energía nuclear, y su aplicación en la industria trajo un avance importante en la aviación, comenzaron los viajes al espacio, se utilizó la energía atómica para generar electricidad, etc.

Esa fue la tercera revolución industrial, que nos dio muchas de las cosas que tenemos hoy día, como por ejemplo los computadores, los que aplicados a la industria provocaron un cambio sustancial en los procesos, que a partir de allí se transformaron en automatizados y robotizados.

La capacidad de cálculo provista por la informática permitió los viajes al espacio, y si le parece que eso es un esfuerzo inútil y tirar la plata como dicen algunos, permítame decirle que sin los satélites posiblemente internet no sería como la conocemos, ni tampoco los celulares, los GPS y muchas otras cosas que dependen de la exploración espacial.

Cuando se produjo el uso masivo de internet cambió la forma de operar, y sobre todo, la de comprar y de vender, además de por supuesto, la de comunicarse unos con otros.

Una parte de nuestra industria está en esta tercera revolución, sobre todo grandes empresas como la de las terminales automotrices por ejemplo, donde la robotización de la maquinaria es la que permite grandes volúmenes de producción a mejores precios.

Pero a principios del siglo XXI se desarrollaron elementos que dieron nacimiento a la cuarta revolución industrial, que tiene que ver con las comunicaciones integradas y de alta velocidad.

Todos disfrutamos de ella, estamos saturados de comunicación, ya sea a través de nuestros teléfonos celulares, las redes sociales y a cuanto engendro vinculado a internet o similar estemos adheridos.

Y la cosa no viene sencilla, no es solo la robótica lo que nos impresiona, sino que también han aparecido nuevos materiales, cuya composición se diseñó gracias a la informática previa. Materiales que no existían, y fueron imaginados por programas informáticos y luego creados.

De esta época son la biotecnología, la nanotecnología o sea la combinación de nuevos materiales con informática y robótica para fabricarlos, o si lo quiere hacer todavía más sofisticado, la aplicación de tecnología de impresión 3D, que está revolucionando la manera de fabricar ciertas piezas.

Muy en breve veremos aplicaciones realmente masivas de lo que se denomina “ la internet de las cosas”, que implica que electrodomésticos, automóviles y muchas otras cosas interactúen casi por sí solas en la web, comunicándose entre ellos.

También nos invadió el fenómeno de la realidad virtual, la inteligencia artificial haciendo sus primeros palotes, y mucho más. Todo realmente apasionante y quizás avasallante.

Ahora bien, volviendo al tema que da origen a esta nota, estará nuestra industria a la altura necesaria como para aprovechar las ventajas de la cuarta revolución industrial?

La pregunta es venenosa e implica un montón de otras cosas, porque si la respuesta es “no” entonces vamos a tener que decidir entre abrirnos al mundo o cerrarnos a él, lo que significa en esencia comprarle a otros lo que no podamos hacer (pero que queremos utilizar) o seguir adelante pero con herramientas del pasado.

La pregunta que me llena la cabeza es, tenemos una industria dispuesta a entrar de cabeza y por la puerta grande a los desafíos de la cuarta revolución industrial, cuando como vimos antes que una parte de ella todavía va por la segunda?

Para complicar la cosa, el mundo está migrando aceleradamente hacia el sector de los servicios y no de la industria y si no fíjese cual es el sector de mayor crecimiento a nivel mundial. Empresas como Google, Amazon, Babilon o nuestra archiconocida Mercado Libre muestran valores multimillonarios, sobre todo porque mueven un mercado gigantesco.

Y lo aceptemos o no, la verdad es que todas estas revoluciones van cambiando nuestros hábitos. Virtualmente todos los jóvenes de los países más desarrollados ignoran por ejemplo como conducir un automóvil que no tenga caja automática. Y muchos de ellos no han leído un diario en papel en su vida (ni piensan hacerlo). Incluso muchos de los nuestros no saben lo que es un teléfono fijo.

Dicho esto, surge un problema: abrazamos la industria revolucionada que nos da celulares inteligentes y un montón de chirimbolos a precios accesibles, pero que también deja por el camino a muchos que no podrán competir con los peso pesado, o volvemos para atrás en el tiempo y nos quedamos en la segunda revolución industrial?


Se lo dejo como ejercicio mental. Suerte.


NUEVOS IMPUESTOS PARA VIEJAS NECESIDADES

Hace pocos años se modificaron para la baja las tasas de un viejo y conocido impuesto de nuestro país, el impuesto a los Bienes Personales, conocido popularmente como Impuesto a la riqueza.

La ley preveía una disminución de las tasas del impuesto, que irían ocurriendo en forma anual hasta quedar en su mínima expresión, a un valor del 0,25%, que debería ocurrir en 2018 y continuar desde 2019 en adelante, pero la necesidad tiene cara de hereje, diría mi viejo.

Como ciudadano respetuoso de la ley y con la satisfacción de ver desaparecer un impuesto a su patrimonio, probablemente usted haya sido uno de los que creyó en la cosa y se alegró con los cambios aprobados por leyes nacionales. Bien, en ese caso anote un teléfono que le va a resultar de utilidad más de una vez en materia impositiva, sobre todo si habita suelo argentino : 0800-INGENUO.

Con el nuevo plan económico, si es que en realidad hay uno, el impuesto se replantea con lo cual las tasas vuelven a ser lo que eran años atrás, en donde se aplican en forma progresiva y llegan hasta el 1.25% o sea solo cinco veces más que en la ley anterior.

Con este pequeño cambio, si usted pagó digamos por ejemplo $ 20,000 por la liquidación del año fiscal 2018, puede esperar un monto de impuesto de unos $ 100,000 para la liquidación del año 2019.


Pero no se ponga mal, porque algo peor les va a pasar a quienes tienen bienes en el exterior. Ese grupo de contribuyentes va a contribuir con una tasa que será casi el doble de la suya, o sea, que en vez del 1.25% van a pagar el 2.25%

Ahora bien, en realidad la cosa se va a poner complicada si los fondos en el exterior son inmuebles o si, siendo efectivo, no están más que bien invertidos, ya que el efecto del impuesto podría ser duro.


Hoy día y con las tasas que hay en el mercado mundial, sacar una rentabilidad neta-neta mayor al 2.25% no es cosa fácil, si se pretende también operar dentro de márgenes de seguridad razonables.

En algunos países núcleo las tasas para depósitos se han tornado negativas, y cuando digo esto no me refiero a que lo que se paga se torna negativo respecto de la inflación de ese país, nada de eso, me refiero a que usted deposita por ejemplo 100,000 euros y dentro de un año retira 99,000, un negocio redondo...


Hay quienes se lamentan hoy de haber entrado en el blanqueo impositivo que se hizo allá por 2016, dado que ahora queda a merced de cualquier impuestazo, pero la verdad es que entrar al blanqueo era inevitable. Hoy vemos todos los días la cantidad de cruces de información que se hace en todo el mundo y que se aplica también, lógicamente, sobre las cuentas y propiedades de argentinos en el exterior.


Es que la lucha contra el narcotráfico y la financiación del terrorismo son más importantes que la lucha contra la evasión, y casi todo el mundo civilizado se ha metido en el régimen.

Lógicamente, usted puede tener inversiones o bienes en negro y totalmente ocultos e indetectables en algunos países, como Iran, Zambia, Somalia, Mozambique y otros. Eso si, le sugiero que si tiene algún problema para recuperarlos no se le ocurra ir personalmente, salvo que su chaleco antibala sea realmente de última generación.

Entonces si usted prefiere cambiar de plaza, por ejemplo Somalia por Nueva York, va a estar un poco más seguro pero, eso sí, todo en blanco porque si no va a salir en los diarios.

Pero volviendo al tema de los impuestos y las necesidades del fisco, este impuesto es un gravamen al patrimonio con una tasa que a nivel mundial es muy razonable. El problema es lo que le da el Estado al contribuyente a cambio de su impuesto (no me conteste ahora que le sube la presión y le hace mal)

Bienes Personales tuvo históricamente una evasión importante, pero fue regularizándose gracias a la aplicación de la informática por parte de la AFIP, con lo que fueron saliendo a la luz muchos inmuebles y cuentas que antes no se declaraban. Lo que antes se llamaba la típica picardía criolla.

Es cierto que todavía, en algunas provincias, puede caminar el viejo truco de comprar un terreno, hacer encima una bruta casa y seguir declarando un lote baldío, pero en lugares como Provincia de Buenos Aires hace ya muchos años que se controlan los metrajes construídos mediante un servicio satelital que ubica la propiedad y mide la superficie construida, además de sacarle una foto.

Y si bien hasta ahora la comunicación de este tipo de datos no camina bien entre ARBA y AFIP, la valuación fiscal de ARBA ya delata que hay algo más que un terreno, con lo que el truco tiene patas cortas. En resumen, Bienes Personales volvió recargado, y parece que es para largo tiempo, pero no se preocupe, no hay mal que dure cien años, decía mi abuela (ni cuerpo que los aguante)



MISCELÁNEA


Novedades del Proyecto Ingkam Tremn


El proyecto Ingkam Tremn es el camino que elegimos para lograr que nuestro cliente pueda ser un empresario cada vez más eficiente y adaptado el mercado actual.


En ese sentido compartimos un almuerzo con la gente del grupo PH ECCO, quienes son los desarrolladores de varios proyectos de construcción que administramos a través de nuestra sociedad fiduciaria,Fiduciaria Profesional S.A.


En lo que respecta a ampliar nuestro universo de contactos profesionales, hemos organizado un desayuno de contacto al que asistieron varios colegas, quienes se interiorizaron de las novedades en sistemas y con los cuales estamos armando un proyecto de integración a través de la provisión de software específico.



Las palabras que nos gustaron esta vez.



Es bueno vitorear a la Patria, pero es mucho mejor contribuír a su progreso, grandeza y bienestar.

Gral. Mosconi

No es el cambio lo que produce dolor, sino la resistencia hacia él.

Buda

Ten fe ciega, no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas.

Horacio Quiroga


Hagas lo que hagas en tu vida, rodéate de gente inteligente que debata contigo.

John Wooden

Hay algo bueno en el peor de nosotros, y hay algo malo en el mejor de nosotros. Cuando descubrimos esto, nos volvemos menos propensos a odiar a nuestros enemigos.

Martin Luther King

Me preguntas por que compro arroz y flores. El arroz para poder vivir, las flores para tener por que vivir.

Confucio

Si no puedes hacer grandes cosas, haz pequeñas cosas a lo grande.

Napoleón Hill

El triunfo depende de la preparación previa, y si no te preparas lo suficiente, no te sorprendas por el fracaso.

Confucio

Nunca sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es tu única opción.

Bob Marley



Para poder crecer en un mercado difícil hay que ser eficiente. Nosotros podemos ofrecerle la herramienta que aumenta en el acto la eficiencia de empresas y estudios profesionales.


___




Ciudad de la Paz 1965 piso 11 A (C1428CFE) Capital

4788-2424 rotativas

Pagina web: www.estudiomonti.com.ar












43 vistas

ESTUDIO MONTI SRL. 

Ciudad de la Paz 1965 Piso 11 Oficia A (C1428CPE) - Capital Federal - Buenos Aires. Argentina

miguel@estudiomonti.com.ar 

www.estudiomonti.com.ar 

Tel: (054) 011-4788-2424