• Estudio Monti

BOLETÍN PERIODICO -02-2018 año 26 – nro. 229


DESCARGAR PDF ( HAZ CLICK AQUÍ )


No sobrevive el más fuerte, ni el más inteligente, sino el que se adapta mejor a los cambios. Charles Darwin

En Estudio Monti estamos convencidos de que el asesoramiento profesional no se agota en la liquidación de impuestos o en la firma de los balances.

Creemos que nuestros servicios deben ir más allá, acompañando al empresario y brindándole recursos técnicos actualizados para que pueda tener el control permanente de sus negocios.

Creemos que debemos brindar soporte en materia de organización, economía, finanzas, marketing, capacitación, gerenciamiento y sistemas.

Creemos que los sistemas informáticos no son solo programas para registrar hechos, sino que se trata de herramientas que deben generar por sí solas la información necesaria para el manejo empresario.

Porque estamos convencidos de todo eso, acompañamos a nuestra clientela en su proceso de adaptación a los cambios del mercado, hacia allí dirigimos nuestros esfuerzos.

Contenido

Economía y empresa

Tecnología, informática y sistemas

Seguiremos trabajando? Lo verdaderamente crítico de internet

Impuestos y remuneraciones

Emergencias varias.

Miscelánea

Novedades del proyecto Ingkam Tremn Las palabras que nos gustaron esta vez

¿Seguiremos trabajando?

A esta altura de los acontecimientos, ya nadie tiene dudas de que muchos de los trabajos actuales están en peligro, o por lo menos eso es lo que piensan quienes hacen una lectura objetiva de la situación.

Usted puede pensar, y es lógico que así sea, que a usted no le va a tocar, porque lleva a cabo un trabajo que ningún cacharro electrónico podría hacer, por más sofisticado que sea. Pero por más convencido que lo diga, usted mismo sabe que es muy probable

que eso en realidad no sea cierto.

Estamos tan acostumbrados a la tecnología que nos hemos convencido de que ésta solo puede actuar a nuestro favor, que son todas ventajas. Televisores inteligentes, celulares con múltiples funciones, automóviles que nos avisan si nos pasamos de carril, o que estamos cansados, o que se estacionan solos y que en algunos casos incluso se manejan solos, todo indica que estamos entrando en el futuro. Y pareciera que ese futuro se aproxima mucho a lo que es un paraíso.


Ahora bien, son todas ventajas? No lo parece. Las capacidades que van teniendo esos bichitos van poco a poco y sin quererlo, conspirando contra nuestros respectivos trabajos.


A los choferes de taxi, colectivos y trenes que duden de esto les comento que hay aeropuertos con trenes inteligentes que llevan pasajeros entre las terminales en forma automática y sin intervención humana desde hace ya unos .....20 años.

Me podrán decir, y es lógico, que una cosa es transitar sobre rieles predeterminados que hacerlo por las calles (y por las de Buenos Aires, ni hablemos), pero todas las funciones que tienen nuestros celulares les permitirían hacerlo por las calles. De hecho, ya hay automóviles autónomos y no falta mucho para que se popularicen, solo les faltan algunos detalles y ser más baratos.


Empresas fabricantes de vehículos de alta gama como Mercedes Benz, BMW y AUDI tienen ya prototipos de autos que inclusive no tienen volante, pedales ni palanca de cambios, son total, absoluta y definitivamente autónomos, y es más que probable que el año próximo o el siguiente estén en la calle.


Ya existen restaurantes (incluso en Buenos Aires) que son totalmente automáticos en el servicio al cliente, donde éste pide lo que quiere a una máquina y lo recibe por medios robotizados (mire el lado bueno de esto, al mozo robot no se le deja propina)

En algunos países muchos informes periodísticos los arma un robot, basta con pasarle los detalles principales y, sobre todo en temas tales como pronóstico del tiempo, policiales y similares, el robot puede armar una crónica excelente, sin necesidad de que un periodista pierda tiempo en cosas rutinarias, con lo cual puede dedicarse a cosas más intensas, como son las investigaciones.


Trabajos como el de choferes, mozos, carteros, bancarios, cajeros y similares pueden ser reemplazados totalmente por equipos robotizados, y otros como el de periodistas, dactilógrafas, recepcionistas, abogados, contadores (sí, colegas, nosotros también), pueden ser reemplazados total o parcialmente.

Es la primera vez que pasa o pasará esto? De ninguna manera, ya tuvimos dos revoluciones industriales antes del siglo XX y en ellos las máquinas (rudimentarias si las comparamos con las actuales, pero máquinas al fin) reemplazaron y destruyeron empleos, cosa que sufrieron las tejedoras manuales, los transportes en carreta y otros. También, el cambio de la iluminación de las calles dejó gente sin trabajo al pasar de usarse velas a los faroles alimentados a gas.


Se detuvo el mundo por eso? Claro que no, al principio hubo grandes turbulencias, atentados a las máquinas, incendio de automóviles y demás lindezas, pero la cosa fue que al final los desplazados por las máquinas tuvieron que rebuscárselas y readaptarse.

La diferencia es que esos cambios se dieron en pocos ramos y que los procesos se fueron dando en períodos más o menos largos de tiempo. No es nuestro caso.


Claro, usted puede ver esto como una cosa del futuro, algo así como si nos dijeran que la Tierra va a estallar en cinco millones de años y entonces a mí que me importa, pero el problema es que este tema avanza de manera mucho más rápida de lo que suponemos.

Así como la tecnología se viene imponiendo en nuestro mundo tal como lo hace desde aquellas revoluciones industriales, ahora lo hace a grandes pasos.

El conocido celular se inventó poco después de la segunda guerra mundial, pero se introdujo comercialmente en el mercado hace unos veinte años. Después empezó a evolucionar y en los últimos cinco años llegó a lo que tenemos hoy.


Hacen virtualmente de todo, reciben y envían mails, acceden a redes sociales, ejecutan música, pasan películas, sacan fotografías, toman videos, solo les falta tener ducha y bidet y estarían completos. Pero, atención, que lo mismo pasará con todo lo demás, autos, robots, etc.


Hace cinco años, incorporar un equipo robotizado en la industria implicaba amortizarlo en casi cuatro años. Hoy día, el mismo equipo se amortiza en algo más de un año, y reemplaza a operarios trabajando 24 horas por 7 días sin pedir aumento de salarios, sin tomarse vacaciones ni licencias, sin enfermarse y, sobre todo, sin conflictos sindicales. No existen los robots Moyano.

Los grandes fabricantes ya tienen hace años líneas de producción robotizadas, total o casi totalmente automáticas. Hace más de veinte años que la pintura de un automóvil la hace un robot en forma totalmente autónoma, o que un servicio automático decide que modelos se van a fabricar en el día de hoy según vea los pedidos, los stocks y los operarios presentes. Más de veinte años.

En China, posiblemente el país con mayor cantidad de fábricas del mundo, los robots vienen avanzando a pasos agigantados. Usted me dirá, como es eso, si tienen los salarios más bajos del mundo. Tenían, ya no. China terceriza muchas tareas en países con salarios menores que los chinos, como Malasia, India y Birmania. A partir de ahí, el robot empieza a ser rentable.

Todavía no ocurre en nuestros supermercados, aunque sí en negocios como Sodimac, donde uno puede escanearse los productos que eligió, pagar con tarjeta, meterlos en la bolsa e irse. Como se puede ver, los cajeros humanos son especialmente candidatos firmes a desaparecer.


Y los playeros de estaciones de servicio? En Europa difícilmente encuentre alguno, todo es

autoservice, no son robots, pero el efecto final es el mismo, no hace falta el operario humano.

Y los carteros? Casi me atrevo a decir que no son una especie en extinción, sino más bien una especie ya extinguida. Podrían llegar a manifestarse y hacer piquetes para evitar que mandemos las cosas por mail en vez de en papel? Loco, no? Bueno, los chicos de Moyano el año pasado lograron que no se pusiera en vigencia una disposición del Banco Central que obligaba a mandar todos los extractos bancarios por correo electrónico en vez de en papel, medida moderna y además, muy ecológica. Pero lograron pararla con el argumento de la pérdida de empleos, lo que demuestra una vez más que somos un país del tercer mundo (con suerte).

Pero, antes de terminar con el tema tenemos que desensillar, frente a todo esto hay, por supuesto, cosas positivas. Si la fabricación de productos de consumo masivo no estuviera casi totalmente robotizada , no podríamos tener un celular por persona o tres televisores por casa, simplemente porque serían carísimos. Robotización significa también menores costos de producción.

Tan complicado es el panorama que personajes como Bill Gates están proponiendo hace tiempo que los países agreguen un impuesto al robot, para hacer un fondo para pagar subsidios a los desplazados por la robotización. Tan grave va a ser? Me parece que si.


Todos sabemos, y muchas veces sufrimos también, una emergencia. Es algo que ocurre de repente, y que requiere de algunas acciones inmediatas y concretas. Y

después pasa, se termina.

Bueno, eso que nos parece tan normal, ocurre con casi todas las cosas, menos con una, los impuestos argentinos.


Cuando en nuestro bendito país el gobernante de turno sale a decir “estamos en emergencia”, solo significa una cosa: muchachos, van a tener que poner más plata. Siempre ha sido así, casi podríamos decir “es palabra de Dios”.


Pero eso no es desde siempre, claro que no, hace algo más de 100 años tuvimos una “generación del 90” , allá por 1890, y a principios de siglo XX éramos “el granero del mundo”. El problema es que nos la creímos, y generamos en nuestro seno societario una caterva de dirigentes a cual más desprolijo, por decirlo de una manera elegante.

Ya en la década del 30 estábamos en emergencia, y el gobierno de turno perpetró un impuesto de emergencia, que se llamaba Impuesto a los Réditos. Igualito que el ampliamente conocido Impuesto a las Ganancias, nació por emergencia en 1932 y como somos muy buena gente, se quedó entre nosotros para siempre. Fue en 1932 y lleva 86 años en emergencia, no desesperemos, que en cualquier momento lo sacan.

En épocas turcas, allá por 1995, el IVA era una vaquita lechera recaudando, pero siempre se le puede sacar un poco más de sangre al paciente sin que se nos muera, entonces decretaron un aumento de emergencia de la tasa del impuesto, que era del 18%, y la llevaron al 21%.

La tasa “de emergencia” debía durar desde Abril hasta Diciembre de ese año pero, bueno, no nos vamos a fijar Diciembre de que año, con lo cual la tasa del 21% todavía está entre nosotros. Son solo 23 años, no se me ponga nervioso ahora por algún detalle menor.

En medio de los terribles y reales problemas de allá por 2001 se creó lo que popularmente se conoce como impuesto al cheque, y que recauda parte de los depósitos y cheques emitidos en una cuenta bancaria, a todo el mundo, derecho viejo y sin anestesia.

Dada la situación económica se puso el impuesto, otra vez de emergencia, que debía terminar en Diciembre de 2002 pero, bueno, quien dice 2002 también dice 2020 , o 2200 , que se yo, la cosa es que, o seguimos en emergencia o el impuesto sopla las 17 velitas.

En 2002 seguíamos en emergencia, así que el gobierno decidió poner un nuevo impuesto que no existía, obviamente también de emergencia, y que hoy conocemos como retenciones al agro, cobrando una parte del precio de exportación.

Se ve que andamos mal porque ese impuesto de emergencia sigue vivo, si bien tuvo varias modificaciones, ya es un adolescente con 16 añitos encima, y no parece que se vaya a ir en el futuro cercano.

Y emergencia va, emergencia viene, el gobierno actual decidió poner un impuesto (de emergencia, claro está) a las exportaciones de todo tipo, de $ 3.00 o $ 4.00 dependiendo del producto, y que vistos los antecedentes, supongo que vino para quedarse.

Lo único positivo es que, si lo dejan como está y teniendo en cuenta la inflación galopante que supimos conseguir, en un par de años nadie se acordará de él.


Pero, bueno, pareciera que o bien en Argentina las emergencias son más resistentes que en el resto del mundo, o tenemos poca memoria, nos olvidamos de los impuestos de emergencia y los dejamos vivitos y coleando para siempre.

Digo yo, que tal un aumento jubilatorio de emergencia para paliar la crisis? Por ahí les viene bien a los jubilados y como postre, seguro que se queda para siempre.

LO VERDADERAMENTE CRÍTICO DE INTERNET

Todos utilizamos internet, de una manera o de otra, y como ya nos parece tan normal como que mañana amanece nuevamente, hay cosas y detalles que se nos pasan.

Dejemos por un momento de lado lo que hacemos y déjeme que le haga una pregunta: si usted le quisiera mandar un mail a Bill Gates, a la reina Victoria o a la Mona Giménez, ¿que necesitaría saber?


Y viendo esto, como se le ocurre que usted puede preguntar en internet “fabricantes de platos voladores” o “parrilla especialista en chivito” y no solo no tiene que conocer el mail de cada uno de esos sujetos, sino que como por arte de magia (bueno, a nadie le parece magia ahora, es natural), le aparecen chococientos mil sitios que responden más o menos a eso?.

La respuesta es un poco técnica, y se llama motor de búsqueda, que aunque le suene raro, son cosas que usted utiliza todos los días de su vida. No le suena? Déjeme ayudarlo con algunos nombres, hay un motor de búsqueda que se llama Google, otro Yahoo, Bing, etc, etc.

Que pasaría si no existieran los motores de búsqueda? Lo mismo que con los mails, usted debería conocer la dirección de las parrillas que cocinan chivito, entrar a cada una y mirar. Lo mismo con los fabricantes de platos voladores, claro está.


Dicho esto nos aparece seguramente la pregunta: y como hacen esos motores para mostrarnos, en menos de un segundo, cientos o miles de alternativas a la pavada que preguntamos?

Bueno, lo que pasa es que los motores de búsqueda están continuamente armando listas de acceso a temas, para lo cual miran las páginas web. Al orden en que una página web aparece en una lista de búsqueda se lo llama “posicionamiento”.

Todo el sistema de posicionamiento es un problema terriblemente complejo y se basa en lo que se denomina “algoritmos”, que son procedimientos. En los motores los algoritmos son básicamente de tres tipos, y tienen nombres simpáticos: pingüino, panda y colibrí.

Pingüino, que no es lo que usted supone y no tiene nada que ver con cuadernos, se ocupa de eliminar los enlaces a páginas de baja calidad o que son redundantes, y es el que marca a una página como “spam”. De modo que cuando un mail es rebotado como spam, por ahí anduvo pingüino haciendo su trabajo.

Panda elimina de la lista a los sitios web que no son originales, tienen mala estructura, etc.

Es más sofisticado que pingüino y por lo tanto es un algoritmo se segundo nivel, lo que pingüino dejó pasar, lo analiza panda.

Finalmente, colibrí es el más sofisticado, y trata de lograr que las búsquedas sean más rápidas pero sobre todo más exactas, sobre todo cuando el usuario en vez de buscar palabras introduce frases. Ahí la cosa se complica, y esa es la tarea de colibrí.


Por ejemplo, si usted pone solo “fernet”, posiblemente colibrí no intervenga, y le aparezcan desde la publicidad de Branca hasta el relato de un cordobés que enseña a hacer un Fernando de primera, pasando por supuesto por Wikipedia.

Pero si pone “donde me tomo un buen fernet con mis amigos colombianos” la cosa se complica, y ahí si interviene colibrí, tratando de desmenuzar la frase y ver cuales de las páginas se adaptan mejor a toda esa larga gansada que escribió.

veces le aparecen las mismas páginas en forma destacada al buscar alguna cosa. Eso se llama posicionamiento comercial y este es pago.

Google y los demás motores proveen además servicios de posicionamiento, con lo cual su página puede aparecer mágicamente en las búsquedas relacionadas y, además, al principio de todo, con lo cual tiene muchas más chances de lograr una venta.

Otra cosa que hacen los motores cuando los alimentamos con plata es asegurarse de que su página venga a la velocidad más rápida posible. Esto es porque los estudios dicen que cuando el usuario está esperando para ver una página y esta demora más de tres segundos, busca otra.


Por esto que le cuento, imagínese que distinta sería una internet sin motores de búsqueda, abandonada a que supiéramos que páginas consultar. En algún lado debería haber un listado tipo agenda telefónica, con todas las direcciones.

Bueno, si no existe algo parecido para las casillas de mail, imagine lo que sería hacerla para las páginas, cuando se estima que hoy existen unos quince mil millones de páginas web. Lindo catálogo, no? No se le vaya a ocurrir pedirlo ordenado por alguna cosa, porque las variantes son virtualmente infinitas.

Como puede ver, el motor de búsqueda es la parte más importante de internet, por lo menos para nosotros y por la forma en que la usamos.

Por eso, cuando su motor de búsqueda le meta de prepo una publicidad, o lo moleste con detalles, mírelo con cariño, sin él, internet no nos serviría casi de nada.

MISCELÁNEA
Novedades del proyecto Ingkam Tremn

El proyecto Ingkam Tremn es un elemento muy valioso para nosotros y por eso hacemos continuamente aportes para que nuestro cliente pueda ser un empresario cada vez más eficiente.


En ese orden de cosas, hemos intervenido en la ronda de negocios Pyme en San Nicolás y en la ronda de negocios de la Unión Industrial de Tigre, en Nordelta, buscando vincularnos con empresarios pyme y con otros profesionales, para poder contar con un mayor espectro de servicios para el cliente.

También agregamos la función CRM Seguimiento de clientes en nuestro sistema Manager, para potenciar sus ya imprescindibles funciones.

El 26 de Septiembre se hace un nuevo “desayuno de contacto”, donde hemos invitado a la gente de Nice para que nos hable de marca.

El 27 de Septiembre, en el Centro Empresario Comercial, Industrial y de Servicios de Río Cuarto, se presenta en sociedad MANAGER, con una charla sobre las ventajas de la informática aplicada, una demostración de sus funciones y sorteo de una licencia gratuita entre los asistentes.


Las palabras que nos gustaron esta vez.

El peor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, es la ilusión del conocimiento.

Stephen Hawking

Esperar que el mercado te trate bien porque eres buena persona es como esperar que un tigre no te ataque porque eres vegetariano.

Bruce Lee

Si enciendes una luz para alguien, también iluminará tu camino.

Buda

El valor de una idea radica en el uso de la misma.

Thomas A.Edison (enviado por Oscar Wingord, Tigre)

Nacer pobre no es culpa tuya, morir pobre sí lo es.

Bill Gates (enviado por Oscar Wingord, Tigre)

La prosperidad deja al descubierto los vicios, y la adversidad las virtudes.

Diderot

Bienaventurados sean nuestros imitadores, porque de ellos serán todos nuestros defectos.

Jacinto Benavente

El miedo a sufrir es siempre peor que el propio sufrimiento.

Paulo Cohelo

Es peligroso todo aquel que nada tiene que perder.

Goethe

La experiencia no tiene un valor ético. Es el nombre que le ponemos a nuestros fracasos.

Anónimo

Si luchas puedes perder, pero si no luchas, estás perdido.

Proverbio chino

Cuando alguien te diga que algo no se puede hacer, recuerda que habla de sus limitaciones, no de las tuyas.

Autor desconocido.

No hay ninguna razón para tener un plan B, porque te distrae del plan A.

Will Smith

Los barcos no se hunden por el agua que los rodea, se hunden por el agua que entra en ellos. No permitas que lo que sucede tu alrededor se meta dentro de ti y te hunda.

Autor desconocido.


Ciudad de la Paz 1965 piso 11 A (C1428CFE) Capital 4788- rotativas y fax Pagina web: www.estudiomonti.com.ar




ESTUDIO MONTI SRL. 

Ciudad de la Paz 1965 Piso 11 Oficia A (C1428CPE) - Capital Federal - Buenos Aires. Argentina

miguel@estudiomonti.com.ar 

www.estudiomonti.com.ar 

Tel: (054) 011-4788-2424